Lo que queda después del amor.

Llevo una tarde entera intentando darle sentido a cada palabra de cada canción que escucho. No sé, el tiempo está estancado y yo con él en medio de un silencio demasiado incómodo. Estoy inmóvil, sentada, sólo respiro y canto mentalmente, la voz no me sale, la cara larga no se me quita; siento un dolor soportable que me recuerda que sigo viva, que sigo esperando.
¿Esperando qué? Si ya no hay por qué esperar, si ya no hay nada que ganar o que perder, sentimentalmente hablando.

El mundo sigue girando y entonces me doy cuenta que las horas se siguen consumiendo y ya no está detenido el reloj, pero mi cuerpo sigue en la misma posición sintiendo el viento en mi cabello. Soy un vómito verbal de ridiculeces sin sentido, que no tienen un propósito especifico más que liberar el nudo en mi garganta.

Tal vez eso fue lo que nos mató, siempre hice lo mismo, siempre te quise igual, me refiero a que siempre tuve una manera de querer, pero no tuve un límite y se me desbordó, y me di cuenta que eso no es suficiente.

Siempre te quise con todo lo que soy y todo lo que tengo en mi (corazón) o en mi miocardio o lo que sea que me haga amarte de esta manera tan fuera de onda. No voy a decir que eras mi faro de Alejandría, ni mi talón de Aquiles, ni mi guía, ni mi bendición, ni mi mundo, ni mi vida, ni nada. Y sí, alguna vez nos dijimos “eres todo para mí”, “eres mi vida”, “eres lo más lindo”, y seguramente en ese momento la dopamina estaba en su punto máximo y sentimos
felicidad, confianza, fortaleza, seguridad y amor.

Pero ahora, en este momento, estoy racionalizando cada uno de los sentimientos que te guardo en lo más profundo de mi ser; y tal vez invente algunos términos científicos para no
llamar amor al amor, para no llamar deseo al deseo, para no sentir una chispa de calma cada vez que recuerdo tus carcajadas deliberadas por cualquier estupidez que se me ocurría.
Y así avanza el día que me da por recordar hasta el mínimo detalle de todo, de lo bueno y de lo malo, del inicio y del fin de esto, esto que nos llevo a lo más alto y nos dejó caer, esperando
seguramente, que abriéramos el paracaídas y no nos permitiéramos morir.

No supe si te pedí que te quedaras, no supe si lo hice bien o lo hice mal, o no lo hice, y finalmente no estás acá; y no me preocupa haberlo hecho bien o mal, tampoco me preocupa
que no quieras quedarte, que prefieras huir y empezar una nueva historia. Lo único que quiero es apagar mis recuerdos unos días, apagar mis palabras, apagar mis intentos de buscarte, de llamarte y escuchar tu voz y decirte todo lo que siento.

Dicen que las personas dolidas sufrimos más por lo que nos imaginamos que por lo que verdaderamente sucede, pero cómo sabremos lo que pasa en realidad si nos han quitado el
beneficio de la sinceridad, esa que nos lleva a tocar fondo y a rompernos definitivamente, y aún nadie entiende que necesitamos la verdad de todo, para saber si dejamos perdida nuestra esperanza o la atesoramos.

No sé por qué este vacío en el pecho sigue consumiéndome,
no sé por qué si ya entiendo que decidiste caminar otro camino,
sigo sintiendo que habitas el mío y reconozco el sonido de
tus pasos en mitad de la noche.

Extracto de mi libro “Todo lo que fue”

Cata Chauta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s